El que no sabe es como el que no ve

20 02 2020

Si llevas más de 50 años como yo dedicado a la práctica y estudio de la pintura y sus evoluciones estilísticas, lo normal es que hayas visto innumerables muestras de todo tipo, tanto individuales como colectivas y hayas concurrido a un buen número de certámenes, e incluso hayas sido convocado para ejercer de jurado en ocasiones.

Y es sorprendente lo que uno ve, que concurre en las distintas muestras e incluso en museos, que el eclecticismo rampa en abundancia, pero no es eso tan malo, pues habla de una riqueza en las distintas formas de expresión. Lo peor es la falta de coherencia en la admisión de lo que va a ser exhibido, dándose con harta frecuencia que junto a obras de una muy alta calidad, se muestran obras que desmerecen la muestra en su conjunto, restándole valor o nivel artístico,

¿Por qué ocurre esto? Sencillo: porque el que no sabe es como el que no ve, y personas que forman parte de los jurados o comisarios (curadores es la palabra de moda), pues tienen graves carencias de conocimientos, especialmente técnicos, y claro, a pesar de sus titulaciones, másteres, un respetable grado de erudición e intelectualidad, por desgracia en cuestiones técnicas adolecen de conocimientos y patinan, dando entrada a la exhibición a verdaderas obras de aficionados sin el más mínimo oficio y carentes del mínimo exigible para ser presentado al personal. Otras veces, es el enchufismo, un mal muy arraigado en nuestro país y en otras ocasiones son muestra abiertas, donde no hay selección y el ansia de los neófitos por exponer, sin tener el mínimo decoro para practicar una auto exigencia, o preguntar a personas experimentadas, si la obra es presentable, nos da como resultado muestras colectivas con obras verdaderamente impresentables, devaluando el nivel y prestigio de ciertas muestras.

Pero claro, como dije anteriormente, el que no sabe es como si estuviera ciego y no sabe ver graves defectos de ejecución, y esto pasa incluso en museos e instituciones de prestigio, donde los supuestos eruditos o intelectuales por el hecho de serlo se creen en el derecho y con la autoridad, de dar carta de naturaleza a obras de baja calidad, por el mero hecho de que la firma es muy conocida, poniéndose quien así actúa en evidencia, pues uno puede ser un erudito de la historia, pero no saber nada de estrategia militar, de muchas batallas libradas en la historia que ellos dominan, pues este ejemplo traspolado a la pintura estoy cansado de verlo y oírlo, que gente con una cultura de muy respetable nivel al carecer de conocimientos técnicos con demasiada frecuencia se expresan y emiten juicios erróneos, con el resultado de valoraciones totalmente descabaladas, unas veces sobrevalorando y otras subestimando, ya dije que hay que saber ver… cosa harto compleja, dada la subjetividad y la época en que vivimos en la que impera el todo vale, la incoherencia por desconocimiento y por intereses espurios en otras ocasiones.

Sería deseable que los neófitos se aplicaran un poco más de exigencia antes de volverse locos por exponer, y que los supuestos entendidos, estudiaran un poco más de técnicas para ejercer su labor con bastante más equidad y justicia, la cual brilla por su ausencia desgraciadamente.

No cito ningún nombre, para que nadie se ofenda, pero cada cual que se lo aplique en su medida.

Pedro Ortiz





Actitud a tomar en esta época aciaga para la plástica

20 02 2020

Si te sientes artista de verdad y pretendes vivir de la pintura, olvídate de vivir en Alicante para darte a conocer, porque por experiencia muchos artistas lo sabemos, en esta bendita ciudad, por mucho que expongas en las mejores salas, aparte del orgullo personal de haberlo conseguido, cuenta por desgracia muy poco en tu trayectoria artística, es decir, Alicante ni da ni quita prestigio, porque las múltiples actividades que se realizan no están bien publicitadas y peor vendidas de cara al exterior. No tenemos periódicos con críticos de arte con prestigio que ensalcen las labores meritorias, ni hay un esfuerzo por parte de los organismos oficiales en proyectar los valores emergentes y los pretéritos de gran valía desconocidos del gran público, como por ejemplo el gran pintor Antonio Fillol o Joaquín Agrasot. Sin embargo, muchos millones llevamos gastados con Emilio Varela, sobrevalorado y con muy pobres resultados.

Partiendo de la base de que en pintura todo es muy subjetivo, pero hay una gran verdad ineluctable, sólo hay dos clases de pintura: la buena con calidad en su ejecución de cualquier estilo, y la mala, deleznable por su falta de oficio y pretencioso planteamiento (abundando actualmente esta última).

Como muchos de nosotros no tenemos edad o medios para marcharnos, pero nos sentimos pintores hasta la médula y no podemos vivir sin pintar a pesar que hace ya bastante tiempo que no se vende nada, el planteamiento que debemos hacernos para nuestro consuelo, es que si podemos vivir sin depender de nuestras ventas y podemos pintar con libertad y sinceridad aquello que nos venga en gana, sea del estilo que sea y sin perder el objetivo de la investigación, evolución y búsqueda, siempre con autoexigencia y no dando por válida cualquier cosa, pues si no cualquiera sería artista, nos tenemos que dar por satisfechos de realizar una actividad artística que es un privilegio, un regalo de Dios, para el cual no todos están llamados… y si no se vende, nos evitamos la gran pena de desprendernos de algo que hemos hecho con mucho cariño y entrega, de una parte de nuestra vida y sentimientos.  Siempre digo que en la venta de una verdadera obra de arte a precios normales, casi siempre el más beneficiado de esa transacción es el comprador, si lo que ha adquirido tiene calidad.

Es la época de pintar por amor al arte, nunca mejor dicho, y esto sirve igualmente para la escultura, que lo tiene igual de difícil o más que la pintura.

Pedro Ortiz





Puntualizaciones sobre la tertulia sobre Jean-Michel Basquiat

19 03 2019

Acostumbro a documentarme con ensayos y críticas de reconocido prestigio, para pronunciarme con objetividad.

En dicha tertulia, uno de los asistentes interpeló a la ponente y le dijo que no llegaba a comprender, los méritos que ensalzaban al artista en cuestión, con lo que el entendía por arte y tenía como tal, exhibido en museos y admirado por todos.

A lo cual yo le respondí , que era necesario e imprescindible, admitir que dicho artista se movió en plena época de rebeldía y ruptura total con todo atisbo de academicismo o tendencias o estilos anteriores, viviendo y absorbiendo todas las tendencias del momento, realizando un mix , prototipo de contracultura y de arte liberado de cualquier planteamiento anterior , basado en la estética o cualquier norma lógica hasta entonces como medio de expresión, cayendo de lleno en un arte antiestético, en el feísmo, en el povera, en el neo expresionismo exacerbado y libre de cualquier convencionalismo, no en balde era un revolucionario, que no fue aceptado hasta que no se rodeó de celebridades como David Bowie, Andy Warhol o Madonna de la cual fue amante, esos y otros muchos más lo auparon al éxito desmedido y lejos de su valor intrínseco como artista, sino hubiese tenido esa suerte otro gallo le hubiera cantado.

No quiero dejar de decir, que muchas de sus obras estas llenas de fuerza expresiva, desparpajo y vitalidad, aunque casi siempre macabro, y en muchas ocasiones de una realización muy ingenua y demasiado rápida, con poco valor intrínseco. El que un multimillonario japonés comprara por una cantidad desorbitada una obra, solo habla de la falta de conocimientos artísticos y de intereses especulativos muy dados en la sociedad americana del marketing salvaje.Además de ser ingenuos por naturaleza, poco cultos y creerse el ombligo del mundo, aunque actualmente , si son el centro del arte mundial.

El comenzó con el SAMO (traducido: la misma mierda de siempre) hasta que posteriormente, cuando vio que ya no le convenía, dijo que el SAMO había muerto. Reconociéndole su parte de artista y genialidad, no aportó nada nuevo, como alguno de sus exegetas defiende (coinciden en esta tesitura críticos de prestigio) fue inteligente y rebelde, pudo haber evolucionado, pero su prematura muerte por sobredosis nos dejó la incógnita.

Para resumir, cada uno tiene sus gustos y según sus conocimientos, el listón del arte más o menos alto, para mí no es un ejemplo a seguir, desde el punto de vista estético, salvo en una cosa, su libertad de expresión, los gustos y opiniones sobre arte son siempre muy subjetivos y respetables, pero tengo infinidad de artistas preferidos antes que él. Si por casualidad alguien pintara sus cosas en Alicante, recibiría una cantidad de epítetos nada agradables y pasaría desapercibido.

Pedro Ortiz





Necesidad imperiosa de fomentar arte y cultura

19 03 2019

Es algo sabido que el arte y la pintura siempre ha sido para el solaz, el disfrute y degustación con conocimiento, de unas privilegiadas minorías. Si bien cabría preguntarse ¿cómo es posible que hoy en día, haya tan escaso interés por el arte, la cultura y en particular por la pintura y artes plásticas?

Las respuestas, son varias y complejas a mí entender:

Actualmente, y muy desgraciadamente, el nivel cultural de las nuevas generaciones ha bajado estrepitosamente con respecto al que tenían generaciones anteriores, es algo que he podido constatar en distintos concursos televisivos, donde se formulan preguntas de cultura general y por supuesto de arte, salvo honrosas excepciones, a pesar de sus flamantes titulaciones, tienen unas carencias de conocimientos artísticos escandalosamente paupérrimos.

No han asimilado nada, ni se ha despertado en ellos el interés por enriquecerse en el conocimiento artístico. Sin embargo, si observo que muestran gran interés y conocimientos por la música moderna y están al día de los éxitos de sus admirados cantantes, esto es así porque, además de su interés, cuentan con la impagable colaboración de los medios de difusión, tv. radio y las nuevas tecnologías que consiguen hacer famoso a cantantes en un plis plas, y hacerlo viral con los teléfonos inteligentes.

De igual modo, proliferan los concursos y programas para lanzar a cantantes o famosos que se prestan al juego con el fin de lograr mayor popularidad. Lo mismo se podría decir de los concursos gastronómicos que gozan de gran popularidad.

Es pues imperiosamente necesario , si queremos que la gente se cultive en las artes y en la pintura , en su conocimiento y porque no, en fomentar el coleccionismo, aunque sea a escala modesta, crear el interés con programas de televisión, a horas de gran audiencia , sobre pintura y artes plásticas, creando interés por ellas, haciéndolo de una manera atractiva a la vez que didáctica, no tiene que ser aburrido sino todo lo contrario, esta es una labor que deben abanderar los ministros de cultura y promover y facilitar estos programas, sobre todo en la televisiones públicas y porque no también en las privadas, con un buen director de estos programas, se haría una labor extraordinaria por el arte, la pintura y la cultura en general.

Podría ser una magnífica plataforma, donde dar a conocer no sólo a muchos pintores reconocidos pero, mal conocidos, sino también para proyectar y ayudar a nuevos valores emergentes de gran valía, que sin esto , se van quedando casi en el anonimato, en un país, donde hay grandes talentos y mucho arte, unido a una muy escasa labor de promoción.

Pero parece que los sucesivos ministros de cultura, así como los directores de programación de los distintos canales, carecen de esta sensibilidad o de la visión necesaria para llevar adelante tan honrosa y culturalizante labor, y mientras no se cuente con los medios audiovisuales que llegan a millones de personas, seguiremos en la indigencia cultural y artística.

Porque las programaciones de exposiciones en salas y museos no son suficientes, para cumplir las exigencias de tan ingente labor.

Pedro Ortiz





Controversias sobre arte contemporáneo extremo

19 03 2019

Tras muchos años de práctica y estudio del arte y la pintura, considero que nos ha invadido la estulticia, el aborregamiento, la sumisión para admitir los juicios de valor de personas que están en el mundo del arte, como galeristas, críticos, curadores, gestores culturales, cuyo máximo interés es convencernos de que ciertas manifestaciones son artísticas y tienen un elevado valor plástico-artístico, con la única finalidad de que aumente su valor especulativo, actuando con una frivolidad y descaro apabullante, soportado todo ello, con discursos pseudo intelectuales, para vendernos una idea sobre una obra, que es imposible que nos gane el corazón, y entonces tienen que intoxicar y colonizar algunos cerebros ingenuos, que se dejan influir por argumentos falaces, y al final se lo creen, para posteriormente estas personas, con cierto peso en el mundo del arte, nos hablan tras el lavado de cerebro, de las bondades de esto o aquello, cuando no hay por dónde cogerlo, y no se sostiene para nada su validez artística, sino es con el consabido discurso previo, rebuscado y torpe para poder justificar lo injustificable e inadmisible.

Es la falta de ideas creativas brillantes. El mercantilismo y marketing especulativo desaprensivo y feroz. La prostitución del arte en grado superlativo. La existencia de un conglomerado de circuitos artísticos, con tintes mafiosos, cotos cerrados, e intereses espurios.

Así pues, con todos esos ingredientes conviviendo, es posible fabricar “artistas” y convertirlos en célebres, con dinero e influencias, para que produzcan mucho más. Nada que ver con el verdadero arte creativo.

Hay que ser valiente y tener formación sólida, para saber discernir dentro de este maremágnum, entre el arte verdadero y la burda tomadura de pelo, aunque sea de una celebridad Es, en definitiva, una época de decadencia moral y artística, avalada por listillos, prebostes y una caterva de borregos y estúpidos progres, con los que, si no estás de acuerdo, pretenden tacharte de ignorante, inculto o desinformado, cuando la verdad es que ellos son los intoxicados por ideas falaces, que anulan su criterio objetivo.

Ante este estado de cosas y el proceder de estas personas, implicadas en esta degeneración y prostitución, cada vez es más difícil que personas formadas y con conocimientos artísticos amplios, unidos a la honradez en su visión del arte, puedan tener respeto por toda esa patulea que campa por ahí, ensalzando como si hablasen ex cátedra, contribuyendo a prostituir, degenerar y enrarecer el mundo del arte, que nunca jamás estuvo tan controvertido y cuestionado.

Pedro Ortiz





Desmontando un mito sobre el Guernica de Picasso

19 03 2019

Dicho cuadro lo encargó el Gobierno Republicano en 1935, por el cual pagó 150.000 pts. de la época, (aunque no está muy claro cuánto se embolsó) y su título era “Recuerdo a mi amigo Sánchez Mejías”, que fue un famoso torero que murió de una cogida en Manzanares en agosto de 1934. Cuando le hacen el encargo a Picasso, éste se lo dedica a su gran amigo, fallecido trágicamente. El cuadro lo finalizó en Febrero de 1937, y cuando ocurre el bombardeo en Guernica, estaba ya colgado en el Pabellón de España, en la Exposición Universal de París. El título de Guernica se le ocurrió en Junio de 1937 al delegado de Cultura de la Generalitat, cambiando el título original (RECUERDO A MI AMIGO SÁNCHEZ MEJÍAS) trocándolo por el nuevo título de GUERNICA.

El Guernica no representa la tragedia del bombardeo, sino la muerte del torero, con el toro encampanado. Los caballos espantados, las plañideras gesticulando, la bombilla de la enfermería y el estoque partido en primer plano.

El torero, yaciendo roto, con su espada rota, pues ha perdido, y el toro aparece con la espada clavada, con mirada mansa, que esa era la condición de “Granadino” (el toro que lo mató). La simbología de la madre con el niño en brazos llorando, es la de todas las madres que han perdido a su hijo, no importa la edad que tenga éste, por lo que aparece mostrando gran angustia, igual que los otros personajes, pues el fallecido torero Sánchez Mejías, era un torero muy admirado (Ignacio Sánchez Mejías torero, escritor, autor de teatro, mecenas y muchas cosas más, claramente polifacético y un referente para la Generación del 27, cuya muerte conmocionó a todos sus componentes).

De todo esto se colige que el famoso cuadro es una obra que se ha utilizado políticamente de forma torticera, y han pretendido hacer creer al gran público que fue creado con un fin, cosa que es totalmente falsa. Pero el cuadro se hizo famoso internacionalmente gracias a esta treta, que ahora ya no conviene a las autoridades culturales que se sepa la verdad.

Pedro Ortiz





El difícil camino de los artistas plásticos actualmente

19 03 2019

Siempre ha sido costoso conseguir el éxito y el reconocimiento en el mundo de la pintura, si bien considero que antiguamente en el Renacimiento, el Barroco o posteriormente en el Realismo, los que tenían verdaderas cualidades y eran buenos en sus ejecuciones artísticas, acababan triunfando en su gran mayoría. No es así actualmente, entre otras cosas porque muchas cosas han cambiado en el mundo del arte, además de todas las dificultades inherentes y propias de la carrera de un artista en cualquier época, hay que sumar que desde el siglo XX las personas que ambicionan abrirse camino en el proceloso mundo de la plástica son multitud, en España podríamos contar grosso modo con varias decenas de miles, con lo cual la lucha es titánica por hacerse un hueco para sobresalir, la competencia es brutal, y la oferta de propuestas es muy superior a la demanda, mientras que antiguamente los que se dedicaban al oficio de pintor eran minoría, y, por añadidura, si demostraban su valía, antes o después conseguían clientes o mecenas.

También tiene gran importancia que, dadas las nuevas tendencias artísticas, donde todo vale, y más si cuenta con un buen marketing, la irrupción en el mundo de la plástica de muchos diletantes e impostores sin valor alguno intrínseco en sus obras, sin oficio, sin ideas o mejor con unas ideas de lo más absurdo, a las cuales dan carta de naturaleza y ponen en valor comisarios y críticos con intereses espurios, estos últimos y aquellos otros vienen haciendo mucho daño al mundo del arte, dando por bueno cualquier bodrio.

En medicina hay un aforismo primum non nocere (primero no hacer daño). Este principio se lo deberían aplicar muchos de esos “artistas” que invaden el mundo del arte, confundiendo al personal, intoxicándolo con sus absurdas realizaciones e impidiendo o minusvalorando a otros artistas de contrastada calidad, pero que quizás no cuentan con el apoyo de influencers.

En resumen, la competencia ha aumentado de forma exponencial y muchas veces de forma desleal.

Pedro Ortiz